Archivos de la categoría ‘Palabrerías’

Acepté su oscuridad… Acepté todo lo que en realidad trajo…

No era consciente de esas palabras, iluso de mí… Nunca lo fui, ni meses después de haber tomado la decisión. Ahora, sigo fielmente esa estúpida frase que esconde un fracaso, perdón, varios fracasos, pero me ha hecho madurar y crecer un poco. No estoy decepcionado con los fracasos, porque esto no se trata de éxito o fracaso. Estos meses he aprendido lo importante que es a nivel personal tener el valor de afrontar una decisión sin conocer las consecuencias.

Seamos francos, todo ser humano cuando toma las decisiones dedica un momento de su vida a evaluar los riegos, tenemos el éxito asegurado al que acompaña el fracaso asegurado. Luego tenemos las decisiones más curiosas, esas que sabemos que van a salir mal y aún así vamos con los cuernos por delante. Y todo esto está muy bien, pero a nivel personal no es digno de valorar, conocemos el resultado antes del partido.

Pero ¿Y esas decisiones que no evalúas los riesgos? Esas decisiones que, por experiencia, se toman por el bien de otra persona. No pensamos si está bien o no, nos da igual. Sabemos que hacemos bien, y aunque fracasemos, repetiremos fórmula.

Esas palabras esconden una gran historia, perdón, grandes historias. Grandes fracasos, pero no estoy aquí para hablar de ellos. Estoy aquí para dedicar unos minutos al valor que he tenido, que tenemos, a tomar decisiones sin conocer el riesgo, a cortarnos una mano para salvar la otra, y ver que un fracaso no impediría que lo volviese a hacer.

Anuncios